El experto recomienda > Alain Prieto Soldevilla: La mano que piensa de Juhani Pallasmaa

Alain Prieto Soldevilla (Ciudad de México, 1971) es arquitecto, escritor y consultor. Ha intervenido en más de 80 proyectos y obras gubernamentales y privados. Fue editor de las revistas Obras y de Ingenieros y Arquitectos. Sus artículos se encuentran en más de 10 publicaciones especializadas y sitios web. Es coordinador de medios del despacho 2puntocero y creador del blog Caminante Urbano en Radio Arquitectura, portal y estación de radio por internet.

Lo primero que me atrapó fue la viñeta de la portada, aunque esto pueda sonar obvio. Después supe que es una mano quiromántica (dibujo de un tratado de hace 350 años), muy conocida entre quienes leen las palmas. No es la ilustración casual de una mano izquierda para adornar la pasta del libro. Desde ahí me pareció intrigante, parecía un poco esotérico y hasta adivinatorio, aunque no comprendía su relación con la arquitectura. Pero me equivocaba; no era asunto de ocultismo ni mucho menos. Al contrario, el contenido de La mano que piensa resultó concreto, accesible y motivante.

Su texto es claramente formativo y valioso tanto para universitarios como para profesionales que encontrarán en él amplios argumentos sobre la capacidad de entendimiento y acción de la mano y del cuerpo entero, en vez de atribuir toda la labor al cerebro que opera en otra frecuencia. De esta forma, se enaltece el papel corporal del conocimiento, que no se puede entender de otra manera sino a través de la sensibilidad tangible. “La modernidad ha estado obsesionada por la visión y suprimido el tacto”, dice su autor Juhani Pallasmaa, arquitecto y profesor finlandés de gran trayectoria.

Aclara que no se trata de ignorar la mente, más bien expresa su deseo de humanizar un aprendizaje que esté en contacto con la plenitud del ser material. En especial, al tratarse de arquitectura enfatiza, “quiero alentar investigaciones llevadas a cabo con sentidos perceptivos y con un corazón receptivo y empático”.

Eliminando lo excesivo del análisis, lo mismo cita a Jorge Luis Borges que a Vitruvio, a Álvaro Siza, al cineasta Jean Renoir, al poeta Rainer María Rilke, al escultor Auguste Rodin o incluso a Henri Matisse, pasando por el filósofo Maurice Merleau-Ponty y el mismo Martin Heidegger. Todos ellos contribuyen a probar y reafirmar el planteamiento: todo el cuerpo piensa, se involucra en cada acto creativo teniendo las manos como su elemento más representativo “con una cierta voluntad y conciencia propias”.

Vale la pena decir que como un agregado refrescante, el autor muestra a iconos de arquitectura y artes finlandeses, daneses y suecos (poco referidos en literatura de habla hispana), encabezados por el arquitecto Alvar Aalto, que le dan al libro una dimensión escandinava pero a la vez universal.

Retoma palabras como “honor”, “responsabilidad”, “vergüenza”, “misión personal” sin caer en el sermón. Repudia el encumbramiento de la perfección y advierte: “La arrogancia no concuerda con la verdadera destreza”.

Aquí, ‘lo existencial’ es revisado no como un término difuso, sino por el simple hecho de la existencia de cada uno y la realidad de nuestros actos creativos en donde impregnamos lo que somos en forma inevitable: “Toda obra significante es un autorretrato inconsciente”, revela Pallasmaa.

Otra parte vital es la invitación del finlandés a que la formación arquitectónica se acerque de nuevo a la materialidad de los procesos, las fallas y la vida en la obra. En esta época, reflexiona, cuando las construcciones se vuelven más posibles es cuando más lejos está el creativo de ponerle las manos encima a aquello que ha dibujado.

La mano que piensa enriquece y refuerza gráficamente la experiencia de cada capítulo con imágenes muy didácticas, lo que le da un gran peso documental.

Esta edición y su traducción del inglés han sido muy cuidadas, haciendo de su lectura una buena experiencia para adelantados y para quienes exploran por primera vez el aspecto físico y sensorial de las artes.

Hay que estar atentos a términos como sensación háptica que se refiere a los estímulos por contacto. Aunque algunas ideas no son fáciles de captar de primera intención, bien vale la pena releerlas.

Su propuesta abrirá caminos sorprendentes a seguir si se despierta tu interés. A lo largo de sus páginas se demuestra que la mano piensa, actúa y guarda en sí misma una gran cantidad de sabiduría esperando a ser despertada.